Tu primer idea de negocio

Tu primer idea de negocio

Elegir una idea de negocio es una decisión que se tiene que tomar con mucho cuidado ya que es algo con lo que lidiaras cotidianamente. Obviamente, tu idea comercial debe ser buena. Pero es difícil saber cuándo vale la pena llevar a cabo una idea.


Algunas ideas son muy malas (no hay un mercado para gasolina bebible, por ejemplo) Sin embargo, algunas ideas pueden parecer malas o mediocres al principio pero terminan siendo geniales.


Por otro lado, una idea que al comienzo puede parecer genial puede no funcionar con el paso del tiempo. No hay forma de saber si una idea será un éxito, pero hay formas de aumentar su probabilidad de éxito.


El primer paso es reflexionar acerca de ti mismo. ¿Cuáles son tus aptitudes y qué es lo que te apasiona?


Piensa en tus aptitudes específicas (“sé reparar coches”) y las más amplias (“soy un excelente jefe de proyectos”). Debes evaluar tus conocimientos y ver cómo aplicarlos a una idea comercial posible.


Luego, piensa en qué te apasiona. Esto es importante, porque esa pasión te ayudará a sobrellevar los momentos difíciles cuando pongas en marcha tu negocio (imagina si detestas el café y debes probarlo todo el día para tu cafetería).


Una vez que te has fijado en ti mismo, mira a tu alrededor. Estudia el mundo que te rodea, tu trabajo, tu vida cotidiana, tus actividades, etc.


¿Qué problemas ves que no estén resueltos?



Ahora considera cómo puedes usar tus aptitudes para resolver el problema que descubriste de una forma que encaje con tus intereses. Una idea comercial “buena” puede ser algo que conoces y que te importa y además que resuelve un problema real.


VER PARTE 2


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recomendaciones para ti

Loading…
×